Reformas de viviendas

Cómo realizar reformas de viviendas propias.

Es posible que, como la mayoría de los propietarios, te hayas planteado alguna vez hacer una reforma de tu vivienda. Y, es posible también, que hayas superado el miedo o los problemas económicos y ahora sea el momento para llevarla a cabo.

Sin embargo, seguro que antes de coger el teléfono y contratar a alguien que te ayude con la reforma, quieres hacer cambios de interiores. Y no me refiero a vaciar tu armario, me refiero a reflexionar sobre el porqué de la reforma que estás pensando hacer.

Aunque los motivos para llevar a cabo una reforma en la vivienda varían dependiendo del cliente, casi todos van más allá de un cambio de encimera o un nuevo suelo. Por eso, antes de reformar tu casa, debes pensar en lo que es realmente importante cambiar para ti.

Cuestión de sentimientos

Tómate tu tiempo para ver cómo te sientes en tu hogar, ya que esto te ayudará a saber qué es lo que realmente quieres. Dependiendo de la zona que quieras renovar, pregúntate esto para saber verdaderamente qué cambios son los que necesitas:

  • ¿Qué sientes cuando entras a ese espacio? ¿Inquietud? ¿Estrés? ¿Paz? ¿Calma?
  • ¿Sientes que tienes tu propio espacio o, por el contrario, sientes que algo o alguien se ha apoderado de él?
  • ¿Sientes que tu dormitorio es cómodo y tranquilo? Si esto no es así, ¿por qué puede ser?
  • ¿Con qué frecuencia usas el comedor? Si sientes que está vacío y descuidado, tal vez sea hora de renovarlo.
  • ¿Cómo crees que se sienten los invitados en tu casa?

Una vez que tengas las respuestas a estas preguntas, piensa en los cambios que puedes introducir para mejorar tu vivienda. Por ejemplo, si te sientes estresado cuando entras por la puerta, puede que una buena idea sea encontrar la manera de que entre más luz natural. O, por ejemplo, si no enciendes la chimenea del salón porque se ensucia demasiado y eso te agobia, tal vez sea hora de cambiarla por una chimenea eléctrica.

Todos estos cambios te ayudarán a sentirte mejor en tu hogar.

Organiza tu mente

Una vez que ya sabes qué es lo que necesitas, y posiblemente quieres, para sentirte mejor en casa, lo siguiente es organizar las ideas para poder explicárselo a la persona que contrates para realizar la reforma.

Para asegurarte de que te entiende perfectamente, haz una lista con los siguientes puntos:

  1. Debe tener: escribe aquí aquello sin lo que no imaginas la reforma.
  2. Algún extra: aquí debes poner lo que te gustaría tener, pero puedes vivir sin ello en caso de que no entre dentro del presupuesto.
  3. No tan importante: por último, añade los cambios que son prescindibles, pero que si se pudieran realizar sería genial.

Una vez dividas tu lista de deseos en estos tres puntos, irás en la dirección correcta, ya que tendrás en mente unas expectativas realistas y reducirán la posibilidad de alguna decisión impulsiva que haga aumentar el presupuesto. Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a crear la lista:

  • Busca inspiración en algunas páginas de internet como, por ejemplo, Houzz o Pinterest y apúntate las ideas que te gusten.
  • Haz una lista con las cosas que no te gustan actualmente. Al tener a un grupo de personas trabajando en tu casa para realizar la reforma de tu vivienda, es importante que cuides los objetos que realmente quieres.
  • Piensa en cuánto tiempo vas a seguir viviendo en esa casa. Aunque quizás quieras reformar la vivienda para revenderla, si la respuesta a la pregunta es otros 10 años, por ejemplo, puedes optar por «sobre mejorar» un poco todo para que puedas disfrutar más de tu hogar. Si, por el contrario, piensas mudarte en un par de años, quizás esa opción no merezca tanto la pena.

Conclusión

Con la ayuda de todos estos consejos y recomendaciones para la reforma en viviendas, seguro que el proceso de reforma de tu vivienda será mucho más tranquilo. Conocer los motivos de la reforma y dar prioridad a lo que quieres conseguir con ella, te ayudará a comunicarte con los reformistas, algo fundamental en este proceso.

Si lo que deseas es realizar obras en la cocina, te aconsejamos leer detenidamente este otro post.

 

Pin It on Pinterest

Share This